Home » Blog » Manual de supervivencia para No-Playeros

Manual NO PLAYEROS
Manual NO PLAYEROS

Manual de supervivencia para No-Playeros

Llega el verano y en cada grupo de amigos siempre hay alguien que odia la playa. Esta persona no deja pasar la oportunidad de contarte lo angustiada que se siente si se llena de arena, si se quema o si pasa mucho calor, es más, esta sensación al final se acaba transmitiendo al resto del grupo y puede arruinar el día de playa. Más grave aún cuando se trata de una pareja y uno de los dos no soporta la playa, ¿no os ha pasado jamás?

Con este manual básico de supervivencia para no-playeros, vas a conocer las claves para soportar un día de playa con pareja o amigos y no morir en el intento.

Sobrevivir a un día de playa

A mucha gente le gusta la playa, así que tienes una alta probabilidad de que en tu círculo más cercano haya algún super amante de la playa. Esto no es ningún problema, tienes dos opciones: Intentar cambiar el plan del grupo, o quedarte en casa. Y dudo que la segunda opción es la que te haya traído a leer esta guía.

Como opción extra, siempre puedes intentar adaptarte, aprender a convivir con ello y disfrutar todo lo que puedas del plan. Si esta es la opción que has elegido, aquí te presento el manual de supervivencia básico, para que lo pases lo mejor posible durante una jornada playera.

Manual NO PLAYEROS


Por si aún no lo habías visto, con este Test: “¿Eres un gruñón de playa?” , puedes desenmascarar al gruñón del grupo y no invitarle a tu proximo día de playa. Pero ¿qué ocurre si el que odia la playa eres tú?

Conócete a ti mismo en la playa:

No todos tenemos el mismo comportamiento en la playa, ni tenemos las mismas expectativas sobre cómo sería nuestro día de playa ideal. Mientras que alguien prefiere tumbarse a tomar el sol, para ti, esto puede ser un castigo. La expresión “aprovechar el día”, tendrá diferente significado dependiendo de lo que para nosotros sea una actividad más importante y satisfactoria.

Tienes que conocer qué te hace feliz allí, experimentar actividades y hábitos hasta que des con la manera de pasar el día a tu estilo. No estás obligado a ir a la playa de moda, puedes elegir otro tipo de playa, una más salvaje, playas para mascotas, donde practicar algún tipo de deporte,... en definitiva, una donde puedas estar cómodo y divertirte.

Hazte con un calzado y ropa adecuados:

Este consejo puede parecer obvio pero os sorprendería cuanta gente va a la playa en vaqueros y con zapatos…¡incluso con calcetines! Si que si tu eres uno de ellos y además odias la playa, esta puede ser una de las razones. Cambia el chip.

Hazte con un bañador ligero, nada de esos super pantalones por las rodillas. Es importante que tengan un tejido ligero y que se sequen rápidamente. Lo mismo para las chicas, olvida los bikinis rellenos de esponja que jamás se secan al sol. Recuerda que cuanto más tiempo andes mojado al salir del agua, más arena acumularás al final del día.

Ligero de equipaje:

Dedica una mochila para ir a la playa, ligera sin demasiados bolsillos donde la arena se pueda esconder, y en la que guardes lo estrictamente necesario: pañuelos de papel, toalla limpia, protector solar y (opcional) una baraja de cartas. Llegado el momento de ir a la playa, deja tu bolso en casa y llévate esta mochila. Evitarás llevarte a la playa cosas de tu uso diario que no vas a necesitar y que se pueden estropear.

La clave: Deja la mayor parte de tus cosas en casa.

Disfrutar de actividades en grupo es más placentero cuando nadie tiene que quedarse en la toalla vigilando las cosas. Te recomiendo leer el post : “Guardar las cosas en la playa, ¿Misión imposible?”

Adáptate al entorno. Sin miedo:

No es extraño ver a las familias montando una réplica del salón de sus casas sobre la misma arena. Siempre he pensado que si lo que quieren es estar en su salón, deberían haberse quedado en casa.

Ensúciate y juega, sin miedo. Sí, has leído bien, qué más da que ya seas mayor, disfruta de los elementos que tienes a tu alrededor.

Protégete del sol y si vas con niños, protegerlos aún más, toma precauciones cuando te bañas en el mar y por el resto de cosas despreocúpate. Salta, juega, rebózate en la arena, entiérrate, ...Te llenarás de arena, de algas y de sal, sí, nada que no se pueda limpiar ¿cierto?.

La vuelta a casa más cómoda:

Llegados a este punto, y después de haber disfrutado de un día de playa a lo loco sin pensar en el mañana, estaremos llenos de arena y mojados, aunque con suerte no demasiado si llevamos un traje de baño ligero y de secado rápido. Llega la hora de volver a casa, y puede que tengamos que hacerlo en coche, el desastre se acerca.

Un cepillo para quitar la arena antes de meter las cosas al maletero nos va a ayudar a no tener ese molesto recuerdo de nuestro día playero durante semanas e incluso meses en nuestro coche. Además si aparcas el coche al sol, deberías dejar el volante del revés, así la parte donde colocarás las manos cuando conduzcas de vuelta a casa, no estará a la mismísima temperatura del infierno.

Estos pequeños detalles son cruciales para hacerte un poquito más placentero el final del día de playa, y que al poner en práctica junto a los demás puntos del post, formarán parte de tu entrenamiento para dejar de odiar estas jornadas. Ya sabes, ahora ya no hay excusa para no aprender a disfrutar de la playa, o al menos intentarlo.

Y tú, ¿cuáles son tus trucos para disfrutar más de la playa? ¿tienes alguno que nos quieras contar?

Compártenos en redes sociales:
Facebook
Twitter
INSTAGRAM
Google+
http://playasdealicante.es/articles/guia-supervivencia-no-playeros/
Follow by Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *